Migración a la aplicación de escritorio